Cartas Abiertas

En el artículo de Michael Buckland titulado “¿Qué es un documento?” se presenta el relato histórico de cómo el término “documento” se ha transformado a lo largo del tiempo, ya que éste no incluye únicamente texto, sino también objetos tridimensionales, como por ejemplo las esculturas. En el mismo artículo se da una definición que encapsula la esencia de lo que es un documento y dice: “Un documento es cualquier fuente de información, en forma material, que se puede usar como referencia o estudio o como un objeto autoritativo…”

El autor cita a una bibliotecóloga francesa de nombre Suzanne Brief quien ofrece nociones avanzadas de lo que constituye un documento. Ella dice que es “evidencia en apoyo a un hecho” y que puede ser “cualquier seña física o simbólica, preservada o grabada, que intenta representar, reconstruir o demostrar un fenómeno conceptual o físico”. Buckland resume las aserciones de Brief en los siguientes puntos:

  1. Sólo los objetos físicos pueden ser documentos.
  2. Hay un elemento de intencionalidad de usar tal objeto como un documento.
  3. El objeto debe ser procesado en un documento (preservación/grabación).
  4. Hay una percepción de que el objeto es un documento.

Al final del artículo, Buckland dice que los puntos principales que crean diferencias entre los divergentes puntos de vista acerca de lo que debe ser un documento tienen que ver con el formato y la función. Dice, por ejemplo, que si nos limitamos y enfocamos en el aspecto del formato para delinear los factores que determinan un documento se crea un concepto más elusivo. El autor favorece y da más crédito al uso de la función o funcionalidad para determinar lo que es un documento, el cual apoya el origen etimológico de la palabra documento: un medio de enseñanza o –usando el concepto de Suzanne Brief– “evidencia de la cual aprendemos”.

Varias disciplinas han contribuído al complejo concepto de la palabra “documento”, entre ellas la comunicación y la antropología, pero no sobresale la teología. Sin embargo, el concepto de “documento” se manifiesta en los escritos bíblicos. 

En esencia, el contexto de la Biblia es un conflicto entre el bien y el mal. De las páginas del relato bíblico se desprende una guerra que comenzó en los cielos con Lucifer quien fue echado de ahí y restringido al planeta tierra. Al caer Adán y Eva presos del engaño de Lucifer se convirtieron automáticamente –junto con sus descendientes– en sujetos del dominio del archienemigo de Dios. Sólo por medio del ejercicio del libre albedrío y la aceptación del plan de redención es como se pueden zafar de este destino. Quienes optan por el plan de salvación llegan a ser hijos/as de Dios. En 1 Corintios leemos: “Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres.” Y en 2 Corintios 3:1-3 dice: “¿Comenzamos otra vez a recomendarnos a nosotros mismos? ¿O tenemos necesidad, como algunos, de cartas de recomendación para vosotros, o de recomendación de vosotros? Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; siendo manifiesto que sois carta de Mesías expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón”.

Vemos, entonces, en estas dos citas, que los cuatro elementos que determinan lo que es un documento se cumplen. A saber que los seres humanos –en el contexto cósmico– son documentos o cartas abiertas. Recapitulando: 1. Los seres humanos son objetos físicos. 2. Hay una intención o propósito en la vida del creyente. 3. Dios los preserva para un propósito. 4. Los ángeles y la humanidad los perciben como documentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>