El Eje Budapest-Bethesda-Berlín

Se trata de un eje en una guerra de paradigmas.  En este caso en el terreno de batalla de la información.  Había un tiempo cuando las universidades, a parte de haber subsidiado los costos del trabajo de investigación de su cuerpo de docentes, tenían que después pagar el acceso a las publicaciones o bases de datos donde los resultados de dichas investigaciones se publicaban.  Era como un doble castigo.  Los ganadores eran las empresas de bases de datos.  Este paradigma empezó a resquebrajarse en 1991 cuando Paul Ginsparg de Los Alamos National Laboratory creó el servidor ArXiv para hacer disponible trabajos de investigación en el área de la física.  Ahí comenzó el movimiento de lo que ya ni siquiera necesita traducción: Open Access o fuentes de información de libre acceso o acceso abierto. 

La creación del software E-Prints hizo posible que los archivos de acceso abierto pudiesen ser accedidos por todos sin ningún costo.  Recordemos que Acceso Abierto no quiere decir necesariamente libre de costos.  El costo alguien lo tiene que cubrir, que por lo regular son las mismas universidades u organizaciones que fomentan la democratización del conocimiento.

En 1999 se creó la Iniciativa de Archivos Abiertos, misma que, desde entonces, desarrolla normas para hacer posible las búsquedas en diferentes servidores a la vez.  En la capital de Hungría, Budapest, en 2001 los participantes de la reunión del Open Society Institute, cuyo fundador es el magnate George Soros, abogaron por un acceso sin restricciones a los reportes de investigación en todas las disciplinas.  A esta iniciativa le siguieron la Declaración de Bethesda sobre la Publicación de Acceso Abierto (Maryland, EE.UU.) y la Declaración de Berlín sobre el Acceso Abierto al Conocimiento de las Ciencias y las Humanidades.

Otras dos expresiones muy comunes en este nuevo paradigma son: El Sendero Verde al Acceso Abierto y el Sendero Dorado al Acceso Abierto.  El primer “sendero” es la modalidad de poder publicar en una publicación que cobra por el acceso y también en un archivo de acceso abierto.  El segundo es publicar en un archivo de acceso abierto solamente.  Como en todo, ambos senderos tienen sus ventajas y desventajas.  El ideal es la opción dorada.

Las preguntas cruciales en nuestro entorno local son: ¿Podríamos como institución adoptar por completo una mentalidad “abierta” y depender sólo de recursos de libre acceso?  ¿Son los recursos de acceso abierto, hasta ahora disponibles, suficientes para suplir las necesidades de nuestro cuerpo de docentes?  De ser así ahorraríamos recursos financieros que se canalizarían para estimular el espíritu investigador del personal docente de la UM.  Quizá haya que esperar hasta que las organizaciones que otorgan acreditación dejen de requerir acceso a bases de datos por suscripción.  ¿Qué papel debe fungir la biblioteca en este nuevo paradigma?  La tendencia pareciera ser que cada escuela y facultad está desarrollando su propio proyecto de archivos de acceso abierto.  ¿Deberíamos de centralizar esfuerzos y conjuntamente desarrollar un proyecto serio y confiable de archivos de acceso abierto?  Estas preguntas son apremiantes y requieren respuestas bien pensadas.  Sin duda son un reto, pero también una oportunidad para actuar en equipo por el bien común de la institución y ultimadamente para cumplir la misión encomendada.

Las empresas de bases de datos parecen no poder resistir la inercia del movimiento de Acceso Abierto y de vez en cuando otorgan libre acceso a sus recursos.  Al mismo tiempo resisten, como es natural, perder el control de su modelo operativo.  Les falta reconocer lo siguiente:

“No hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.” (Romanos 13:1)  “El muda los tiempos y las edades; quita reyes y pone reyes.” (Daniel 2:21)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>